Aditivos para el combustible: qué son y para qué sirven

Si en alguna ocasión has tenido algún que otro contratiempo con el rendimiento de tu vehículo, seguro que has pensado en utilizar aditivos para el combustible. No obstante, como cualquier accesorio para el vehículo, hay que conocer bien de qué se trata para no cometer ningún error a la hora de aplicarlo.

¿Para qué se utilizan los aditivos?

Los aditivos para el combustible mejoran el rendimiento del vehículo y ayudan a mantenerlo en buen estado. Protegen el motor y la caja de cambios, entre otros componentes del vehículo. Sin embargo, no son los únicos que pueden ayudar a tu automóvil a ser más eficiente y prolongar su vida útil.

Así, los aditivos son productos químicos que se agregan y están directamente relacionados con la mejora de la combustión, la limpieza y lubricación de los inyectores y la inhibición de la corrosión dentro del motor. En cuanto a la experiencia del conductor, hablaríamos de mejoras como una aceleración más eficiente y una conducción más suave. Además, evita algunos problemas comunes que ocasionan los combustibles de calidad baja o poco aditivados.

Combustibles con aditivos incorporados

Lo primero que debemos decir es que todos los combustibles que se comercializan en Europa cumplen con unas especificaciones muy estrictas y se ven sometidos a controles de calidad. De esta manera, se pueden utilizar en los vehículos sin necesidad de someterlos a ningún tipo de tratamiento.

Para mejorar esos niveles mínimos de calidad exigidos dentro de la Unión Europea, los fabricantes desarrollan los aditivos del combustible, que ofrecen a los usuarios una mejora en el desempeño del carburante. Es el caso de los combustibles Cepsa, cuyas diversas gamas se encuentran optimizadas cada una para sus aplicaciones específicas según el tipo de modelo de vehículo y su uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*