¿Aire acondicionado o climatizador?

Para conseguir una conducción relajada, la temperatura en el interior del vehículo no debería sobrepasar los 24 ºC, sobre todo en recorridos superiores a media hora. La temperatura idónea está entre 19 ºC y 24 ºC. No obstante, desde la DGT se explica que hay que tener en cuenta otros factores como el número de ocupantes del automóvil. 

Entre el aire acondicionado y el climatizador, este último permite alcanzar la temperatura precisa que se desea. Sin embargo, no siempre es posible. No todos los coches disponen de climatizador, y ni siquiera se puede asegurar que el 100% de los turismos vengan equipados con aire acondicionado.

Si se tienen que bajar las ventanillas, hay que procurar no distraerse en la maniobra y pensar que la entrada de ruido es un mal menor, frente a las consecuencias del calor en el vehículo. Otras prácticas que se aconsejan son: parar cada dos horas o cada 200 kilómetros, estacionar el coche a la sombra y bajar las ventanillas para que se ventile. 

En cuanto al aire acondicionado y al climatizador, conviene recordar que viajar con las ventanillas subidas impide la entrada de polvo e insectos y se elimina humedad. No obstante, el aire acondicionado no debe proyectarse directamente sobre el cuerpo, ni ser demasiado frío, puesto que puede resecar las mucosas de la nariz, de la garganta y de la piel.

Por otro lado, el uso del aire acondicionado hace que la potencia del motor disminuya y que aumente el consumo de combustible. Tampoco es conveniente encender el aire durante la marcha, ante el riesgo de despistar la atención de la carretera, ni nada más montarse en el automóvil. Si se bajan primero las ventanillas, se conseguirá renovar el aire y sacar el calor acumulado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*