Apurar el depósito de combustible, un mal hábito para nuestro motor

Todos lo hemos oído alguna vez. Apurar el depósito de combustible es un mal hábito, ya que daña el motor de nuestro automóvil. Lo que ahorremos alargando el repostaje puede que lo paguemos caro en cuestiones de mecánica. ¿A qué se debe esto?

Para que el carburante llegue a los inyectores se utiliza una bomba que extrae del depósito la cantidad de combustible necesaria para el funcionamiento del motor. Cuando el nivel es muy bajo, el mecanismo ha de realizar un sobreesfuerzo.

Además, los pocos restos de combustible que queden en el depósito estarán llenos de carbonilla, sedimentos muy perjudiciales para el rendimiento del motor. Apurar el depósito, en este sentido, puede provocarnos una merma en el rendimiento de nuestro vehículo.

Por si estas razones no fueran suficientes, debemos recordar que quedarse tirado en la carretera por falta de combustible es un comportamiento que está sancionado por las autoridades. Conclusión: ¡no apures el depósito de combustible!

En Grupo Real somos distribuidores de todo tipo de productos para el mundo del motor y la maquinaria. Consúltenos en el correo electrónico comercialcia@comercialcia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*