¿Cuál compro, diésel o gasolina?

¿Sabías que la mayoría de los coches que circulan por las carreteras españolas son diésel? Sin embargo, hay muchas personas que luego se arrepienten de comprar un coche diésel ya que no les supone rentable con la inversión de la compra, por tanto, ¿cuál compro, diésel o gasolina? 

Esta es una de las dudas que se suele hacer uno cuando va a comprar un coche.  Por lo general, el menor gasto de combustible y el precio más barato del gasóleo hace que muchos conductores se decanten finalmente por coches con este carburante. Sin embargo, esta conclusión no siempre es acertada y en ocasiones no sale rentable la compra de un vehículo de gasóleo.

¿Sabías que 150.000 españoles se equivocan cada año al elegir un coche diésel?, según fuentes del portal Acierto.com.

Lo que hace que un diésel sea más caro es el precio de la compra, el coste del seguro y un mayor mantenimiento.

En cuanto a las ventajas económicas de una motor diésel es en primer lugar, el gasto y el precio del carburante, que siempre va a ser menor que uno de gasolina y el valor residual, ya que los diésel resultan más caros, lo que en principio garantiza un valor de reventa también más elevado.

Entonces, ¿cuándo sale rentable comprar un coche diésel? Para recuperar la inversión adicional que supone la compra de un modelo de gasóleo es necesario recorrer de media más de 160.000 kilómetros en la vida del automóvil. Solo a partir de los 200.000 kilómetros se empezaría a generar un ahorro cercano a los 1.100 euros a favor de los motores a gasóleo.

El problema está en que la mayor parte de los conductores no realiza ese uso tan intenso del coche.

Y por último, contestamos a una de las preguntas frecuentes que nos hacemos todos a la hora de adquirir un coche en la actualidad, y es si es un buen momento para comprar un coche diésel. La respuesta es fácil, si vives en una gran ciudad, no. Con la Unión Europea presionando vía sanciones para que se cumplan unos niveles máximos de partículas nocivas en el aire, existen ciudades como Madrid, donde los vehículos diésel es poco menos que un arma de destrucción masiva a la que no se puede permitir el acceso.

En definitiva, no corren buenos tiempos para los coches de gasóleo que en un abrir y cerrar de ojos han pasado de héroes a villanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*