¿Es el autogás el combustible del futuro?

En medio de la polémica polvareda levantada en torno al debate entre el diésel y la gasolina, hay otros combustibles que piden paso. Es el caso del gas natural, y más concretamente del autogás. Entre gas natural, vehículos eléctricos y gas licuado de petróleo, el primero se postula como la alternativa más viable en términos de capacidad, prestaciones, eficiencia, consumo y emisiones.

Así lo asegura un estudio reciente que presenta este combustible en una comparativa de posicionamiento frente a cinco factores de evaluación: infraestructura, oferta de vehículos, autonomía, coste total y reducción de emisiones de tráfico por carretera.

Especialmente destacables son las conclusiones respecto a la infraestructura: los datos del estudio ofrecen una implantación de la red de recarga de puntos de autogás en estaciones de servicio convencionales, llegando en la actualidad a 603 estaciones de suministro en España.

Mejor posicionado que los vehículos eléctricos

La importante y ampliamente creciente red de distribución del autogás y gas natural contrasta con las diversas dificultades a las que se enfrentan los vehículos de propulsión eléctrica. El alto tiempo de recarga que necesitan, la falta de normalización de conectores y el alto coste de instalación para el particular, suponen un freno en su despliegue en España.

Todo ello sin mencionar el colapso al que se vería abocado el sector de no ser capaz de cubrir la demanda, ya que las baterías de este tipo de coches son muy costosas y no se podría garantizar un hipotético suministro a gran escala de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*