¿Está prohibido fumar conduciendo?

La ley no prohíbe que se fume al volante, pero hacerlo provoca importantes distracciones, que en más de una ocasión pueden acabar en un grave accidente.

Al igual que puede pasar cuando hablamos por el móvil y pueden desembocar en accidentes, menores o fatales. Por ello, aunque no haya una normativa expresa, los agentes responsables del tráfico pueden considerar que fumar mientras se conduce es una falta grave. Si lo hacen así, esta acción se sancionaría con 200 euros de multa y tres puntos menos en el carné de conducir. 

En cambio, en Reino Unido, desde hace más bien poco, se puso en marcha una ley que prohíbe fumar en los coches en los que viajen niños. La multa por incumplir esta normativa asciende a 50 libras (70 euros). En España, sin embargo, “fumar mientras se conduce no está prohibido de forma expresa”, como explica Eugenio Martín, responsable de Seguridad Vial en la Asociación DIA de víctimas de accidentes y Fundtrafic.

En los artículos 17 y 18 del Reglamento General de Circulación figura que el conductor debe estar en todo momento en condiciones de controlar su vehículo y que está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del medio de transporte y la de los demás usuarios de la vía.

Por tanto, como no hay mención expresa al uso del tabaco, queda bajo el criterio de los agentes encargados de la vigilancia del tráfico sancionar o no estos comportamientos, que podrían considerarlo falta grave.

¿Y cómo se puede controlar que los ciudadanos no consuman tabaco mientras conducen? Al igual que con el uso del móvil, el control debe venir por la vigilancia y, en particular, por la vigilancia visual que realizan los agentes de tráfico o las cámaras de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*