Filtros en buen estado, garantía de seguridad

Dentro de los innumerables componentes de todo motor de vehículo, cabe hacer especial mención a los filtros. Se trata de un elemento indispensable para el correcto funcionamiento del mismo, lo que también supone una garantía de seguridad en carretera, además de alargar su vida útil.

Y es que un coche en buen estado ayuda a reducir accidentes y contribuye a la seguridad vial. Además, un buen mantenimiento ayuda a prevenir averías graves y costosas.

Cuándo sustituir los filtros

Como su nombre apunta, su labor se basa en la filtración de elementos físicos del aire o fluidos como el aceite y el combustible. Es conveniente reponerlos una vez al año, salvo que frecuentemente se conduzca por terrenos polvorientos o con mucha suciedad.

Entre los diversos tipos de filtros que se encuentran en un vehículo, cabe resaltar el filtro de aceite, que tiene como misión retener las partículas metálicas que se desprenden de los componentes. De no ser así, éstas irían a parar al lubricante, perjudicando notablemente el rendimiento del motor.

El filtro de aire garantiza que el aire que llega al motor no contiene partículas abrasivas. De esa manera, la combustión se realiza en las mejores condiciones y el consumo de combustible se mantiene en los niveles recogidos en el catálogo del vehículo.

El filtro de combustible elimina las impurezas del combustible antes de que lleguen al motor, y sirven para eliminar el agua y evitar la corrosión de los elementos metálicos del motor.  Estos filtros son muy importantes para asegurar la salud del motor. Por último, el filtro de habitáculo se ocupa de la salud de los ocupantes del coche. Atrapa las partículas de polvo y los granos de polen que están en suspensión en el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*