Por qué nuestros coches tienen cada vez más marchas

En el caso de los cambios automáticos el panorama es prácticamente el mismo, cajas de cambio que hablan de 8, 9 e incluso 10 relaciones. También las hay de 7, cada vez menos, pero la tónica es la misma que la que hemos descubierto en los cambios manuales, desarrollos muy largos en pos de reducir al máximo las emisiones y consumos durante la homologación. ¿Por qué nuestros coches tienen cada vez más marchas? 

El Downsizing tiene gran parte de la culpa en esta tendencia, estrategia fomentada en parte por el tan polémico e irreal ciclo de homologación NEDC.

La realidad es que el mercado está inundado por grupos de motor y cambio que basan su funcionamiento en mucho par a bajas revoluciones y una transmisión que prioriza la conducción en las primeras revoluciones tras el ralentí.

La estrategia que por lo tanto emplean los fabricantes no es mala, ya que se trata de un método de diseño para beneficiarse de las lagunas que ofrece la homologación de consumos. Pero si a esta estrategia añadimos la falsa creencia de que debemos intentar circular lo más cerca posible del ralentí para reducir consumos, es entonces cuando estamos creando un problema donde no tenía que haberlo.

Por tanto, la creencia de que trabajar al menor número de revoluciones reduce el consumo es cierta, sin embargo no es una verdad absoluta y depende de muchos factores para encontrar realmente ese beneficio.

Lo primero que debemos tener muy en cuenta es cuál es nuestro motor y dónde ofrece este su mejor zona de trabajo. 

Circular aprovechando ese régimen de par máximo nos permitirá no sólo reducir consumos, sino contar con el empuje necesario para acelerar, evitando hacer trabajar de más al motor tanto por debajo de su zona óptima, como por encima que es donde encontramos la potencia máxima.

Pero volvemos a repetir que no existen las verdades absolutas. Cada motor es mundo, pero cada conductor y cada escenario también. Por este motivo las recomendaciones de hacer trabajar el motor al mínimo de revoluciones posible deben ser aplicadas no sólo conociendo muy bien nuestro motor, sino conociendo el terreno por el que circulamos.

Usar la marcha más larga posible sólo es recomendable para momentos de muy baja carga de motor, llaneando o aprovechando una pendiente favorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*