Prepara tu coche para el frío y la nieve

En estos días nos ha llegado la primera ola de frío de este otoño – invierno, y las condiciones climatológicas para las siguientes semanas van por el mismo camino, por lo que debes preparar tu coche para el frío y la nieve que ya está en la mayor parte del país.

Además, con motivo de este puente de diciembre y de las vacaciones de Navidad son muchos los que vais a realizar algún desplazamiento con el coche, por lo que debemos revisar todos los elementos de seguridad, tal y como recuerdan desde la Dirección General de Tráfico (DGT).

  • Neumáticos: es importante verificar la profundidad del dibujo ya que la normativa exige 1,6 mm, pero no debe esperar tanto para cambiarlos. Para comprobarlo es tan fácil como fijarse en los indicadores del desgaste de los neumáticos o también introduciendo una moneda de 1€ en las ranuras. Si la profundidad es inferior a la banda exterior dorada de la moneda, hay que cambiarlos.
  • Suspensión y frenos. Son elementos importantísimos ya que de estos depende la estabilidad del coche y la capacidad de detenerse a tiempo. Conviene revisar los amortiguadores cada 30.000 kilómetros, aunque usted mismo sabrá si comienzan a fallar.  Respecto al sistema de frenado, revise las pastillas (2 mm como mínimo de grosor), discos (entre 75.000 y 100.000 kilómetros); y cambie el líquido de frenos cada 2 años, o entre 40.000 y 60.000 kilómetros.
  • Climatización. El aire acondicionado o el climatizador son elementos que se usan no solo para el confort, sino también para garantizar la seguridad y la eficacia en el desempañado del parabrisas o de los cristales laterales.
  • Limpiaparabrisas: unas escobillas en mal estado reducen peligrosamente la visibilidad. Si observa que dejan rastros de agua o marcas sobre el parabrisas, cámbielas.
  • Luneta térmica: inclúyelas en su revisión, ya que son fundamentales para disponer de una correcta visión a través de la luna de atrás.
  • Anticongelante: alrededor del motor circula un líquido refrigerante que, además, debe tener capacidad anticongelante, ya que si fuese simplemente agua, se dilataría al helarse y haría reventar el motor. La caducidad varía entre 2 y 4 años.
  • Alumbrado. Para regular la altura del alumbrado de cruce y carretera y evitar deslumbrar, o si debe cambiar una lámpara, seguramente deba acudir al taller.
  • Aceites y filtros: la correcta lubricación del motor exige que el nivel y estado del aceite sean adecuados. En función del modelo y antigüedad del coche, los cambios de aceite se realizan entre 5.000 y 30.000 km o cada 2 años.  Lo mejor es seguir el programa de mantenimiento recomendado por el fabricante y usar el tipo de lubricante indicado.
  • Batería. con el frío aumenta la posibilidad de que se descargue. Su vida útil oscila entre 3 y 5 años, dependiendo de su uso, por lo que cuando llega este período es aconsejable hacer un diagnóstico. Aunque la mayoría de las baterías no requieren mantenimiento, muchas veces no se sabe si van a dar problemas, hasta que llega un día que no puedas arrancar el coche.

Ahora solo nos queda decir, desde Grupo Real, que mucha precaución en carretera y al volante y a disfrutar de este mes tan mágico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*