Primavera y alergia, peligros en la conducción

La siniestralidad en las carreteras españolas creció en el primer trimestre de 2015 por primera vez desde el año 2002 y aún, a día de hoy, sigue creciendo. ¿Deberíamos preocuparnos? SI. Sobre todo cuando estamos inmersos en vacaciones de Semana Santa y es cuando se producen más desplazamientos en nuestro país.

Con la primavera, además de llegar el buen tiempo, también llegan las alergias y, con ella, los estornudos y el incómodo lagrimeo, además de la somnolencia provocada por algunos medicamentos antihistamínicos. Además, esta época se caracteriza por su climatología cambiante. 

Si estos síntomas se producen mientras se lleva un coche, la conducción puede ser muy peligrosa. Por ello, conviene tener en cuenta los principales problemas que pueden padecer los alérgicos y qué medidas deben tomar estas personas al volante de un automóvil:

  • Hay que llevar las ventanas del coche siempre subidas, aunque se haya estropeado el aire acondicionado, se desee respirar aire fresco o ventilar el vehículo unos segundos.
  • Conviene instalar un filtro especial para el polen en el aire acondicionado. No supone un gasto extraordinario y es eficaz para impedir la entrada de pólenes indeseados.
  • Nunca hay que coger el automóvil, si se han ingerido antihistamínicos cuyos efectos sobre la conducción se desconozcan. Siempre hay que asegurarse en el médico o en la farmacia de que no provoquen somnolencia u otros efectos secundarios que alteren la capacidad de conducir.
  • El coche debe estar muy limpio. El interior del vehículo debe lavarse a conciencia y si es posible, con vapor o con agua caliente y una esponja. Respecto al exterior, no hay que dejarlo nunca aparcado en zonas donde haya mucho polen.
  • Al salir en automóvil en primavera hay que evitar las primeras horas de la mañana y el atardecer, pues es cuando las plantas arrojan más polen.
  • Conviene, además, intentar viajar sin animales, ya que su pelo afecta mucho a los alérgicos. Si no queda más remedio o se desea viajar con la mascota a pesar de todo, hay que lavarla muy bien y llevarla en el maletero.
  • Hay que informarse antes del viaje y consultar los niveles de polen en la Red Española de Aerobiología, por ejemplo. Además, conviene saber que Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía son las comunidades autónomas con mayores niveles de polen en primavera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*