Qué debes saber sobre el cuidado de los filtros

El buen mantenimiento que hagamos de los filtros de nuestro vehículo incidirá decisivamente en su rendimiento y, por supuesto, en su vida útil. Hoy queremos centrarnos especialmente en el filtro del aire, uno de los componentes que más sufre.

Para que se produzca la combustión del motor, se necesitan dos cosas: combustible y aire fresco, que penetra en el sistema de admisión pasando a través del filtro. Es, por tanto, un elemento esencial en el funcionamiento de cualquier vehículo.

En proporción, el aire es mucho más necesario para la marcha del automóvil, ya que por cada litro de combustible quemado en el proceso de combustión se consumen más de 10.000 litros de aire.

El filtro del aire se suele cambiar entre los 15.000 y los 20.000 kilómetros, aunque cada fabricante tiene sus propias recomendaciones. Si hablamos de vehículos que recorren grandes distancias o transitan por zonas con concentraciones altas de polvo y suciedad, el cambio deberá hacerse antes.

No olvidemos que un filtro de aire saturado puede ahogar el motor, además de aumentar el consumo de combustible.

En cambio, el aceite que hay dentro del motor de nuestro coche se encarga de reducir la fricción entre las diferentes partes móviles. Con el uso, es normal que este líquido se ensucie. Es ahí donde entra el juego el filtro, que elimina las impurezas que pueda tener.

Si no se presta atención al filtro, éste puede obstruirse, provocando graves daños en el motor. Se trata de un elemento que debe cambiarse entre los 10.000 y los 15.000 kilómetros, al mismo tiempo que cambiamos el aceite.

Un filtro obstruido por la suciedad significa problemas de circulación para el aceite en el motor, que no funcionará como es debido.

En Grupo Real somos distribuidores de todo lo relacionado con el mundo del motor, incluyendo aceites lubricantes y filtros. ¡Consúltenos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*