¿Qué pasa si te equivocas de combustible al repostar?

No estás acostumbrado al coche o tienes la cabeza en mil sitios y cuando llegas a repostar a la gasolinera, de repente, te has equivocado de combustible. Es un error más frecuente de lo que podemos llegar a pensar. ¿Qué pasa si te equivocas de combustible al repostar? 

Aunque es cierto que los depósitos incluyen pegatinas que recuerdan el tipo de carburante, la boca del depósito y las mangueras de las gasolineras son de distinto grosor, todavía se dan casos de personas que caen en este error.

Además, como decimos, las bocas de llenado de los depósitos tienen distinto tamaño en los diésel y en los de gasolina. Esto hace que echar gasóleo en un coche de gasolina sea prácticamente imposible, porque a boca de llenado de los gasolina es más pequeña que la manguera del surtidor de gasóleo. Sin embargo, la manguera más estrecha de gasolina sí entra en la toma de llenado de un coche diésel, por lo que este escenario sí es frecuente y, además, tiene consecuencias graves en muchos casos.

  • Lo ideal es darse cuenta de haber repostado combustible equivocado antes de arrancar el coche. Entonces bastaría con llevar el coche a un taller en grúa para que vacíen el depósito y lo limpien.
  • Si hemos puesto el motor en marcha es posible que a los pocos metros comience a fallar. Tendremos que ser conscientes del problema y no tratar de forzar la mecánica, ya que lo único que conseguiremos será agravar la avería.
  • Si repostamos diésel en un coche de gasolina el motor comenzará a dar tirones hasta pararse. En un principio, un vaciado y limpieza del depósito, limpieza de los conductos y sustitución del filtro de combustible debería ser suficiente. Pero si hemos insitido cuando el coche ha empezado a fallar es probable que el carburante haya llegado al catalizador, que deberá ser sustituido e incrementará notablemente el coste de la avería.
  • Si repostamos gasolina en un coche diésel moderno, el motor también comenzará a dar tirones bruscos y se parará. En este caso puede que no baste con una limpieza y sustitución del filtro de carburante. Es posible que se estropee la bomba de inyección y hasta uno o varios inyectores, piezas de un coste más elevado.

En el mejor de los casos nuestro despiste puede costarnos unos 100 euros sin contar el desplazamiento de la grúa, que puede no estar incluido en nuestro seguro.

Fuente: Autocasión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*