Seguridad en la carga y descarga de camiones cisterna: líquidos inflamables

Es importante conocer las condiciones de seguridad para realizar nuestro trabajo diariamente sin que afecta a la protección de nuestros trabajadores. Por ello, en las próximas publicaciones os compartiremos las regulaciones principales para llevarlo a cabo con la seguridad debida.

Dispositivos de seguridad en las cisternas Con independencia de las válvulas y elementos propios de llenado y vaciado, las cisternas suelen ir provistas de otros dispositivos, cuya misión es conferir seguridad intrínseca a las operaciones de carga y descarga. A título simplemente de reseña, los más importantes son los siguientes.

Sistema de ventilación

Cada compartimento del camión cisterna dispone en su parte superior de un sistema de ventilación mecánico, de accionamiento en sobrepresión y depresión, a fin de evitar las deformaciones en las paredes de la cisterna en caso de carga o descarga al máximo régimen.

La válvula de ventilación actúa tanto durante el transporte como durante la carga y descarga. Como función transporte, la válvula responde con apertura automática a las variaciones de presión y temperatura entre el interior y el exterior de la cisterna, cuando la presión interior supera un determinado valor (±10 milibares). Como función servicio evita las sobrepresiones que puedan producirse sobre una presión máxima de tarado en sobrepresión (±20 milibares). Con independencia de los valores de presión establecidos en la función transporte, responde a las pequeñas variaciones que se producen por presión y temperatura entre el interior y el exterior de la cisterna.

Simultáneamente, sobre los valores de presión correspondientes a la función de servicio, tienen una capacidad de ventilación en sobrepresión y depresión de 3.000 y 1.500 l/min respectivamente. Una doble protección, finalmente, incorporan estas válvulas: contra la propagación de la llama y contra el vertido de producto cuando la inclinación del vehículo supera un determinado valor (27 ºC). Actualmente, la moderna tecnología incorpora gran parte de estas prestaciones, concurriendo en un único elemento, en las denominadas válvulas de aireación de cinco efectos.

Las nuevas condiciones de funcionamiento de estas válvulas, están definidas por:

● Contribuir a la protección del medio ambiente ante los casos de caída o vuelco del vehículo-cisterna.

● Evitar que la presión interna alcance un valor demasiado elevado.

● Permitir las operaciones de carga en origen con la boca de hombre cerrada.

● Permitir las operaciones de descarga mediante bomba. Los valores correspondientes a cada una de estas funciones son:

● En caso de caída o vuelco, la válvula de ventilación deberá permanecer hermética hasta que el vehículo haya tomado un ángulo de inclinación de 27º (tolerancia + 101).

● La presión máxima de tarado de la válvula cuando está en funciones de servicio será de 90 mbar.

● La presión máxima de tarado de la válvula cuando está en funciones de seguridad será de 250 mbars (según TPC). ● La presión de tarado de la válvula de depresión para la descarga por gravedad o mediante bomba será de 5 mbars.

● La capacidad de ventilación de las válvulas deberá permitir respetar la presión máxima de 90 mbar durante la carga con la boca de hombre cerrada, si bien asegurando las otras funciones descritas.

Existen otros tipos de válvulas: de seguridad propiamente dicho frente a sobrepresiones de tarado, con zona de fractura frágil (válvula Phonix) etc, concebidas con criterios cualitativos (gases licuados, tóxicos, etc.) y que tienen una funcionalidad específica en el transporte en sí.

 

Fuente: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*