Viajar en Semana Santa: Revisión y precaución

En unos días comienzan las vacaciones de Semana Santa tan esperadas por algunos, sobre todo, para aquellos que van a coger el coche y van a recorrer unos cuantos kilómetros hasta llegar a su nuevo destino vacacional. Ya sea a la montaña de turismo rural, al sur para ver las famosas procesiones o la gran elección, la playa, deberás revisar algunos puntos de tu coche para viajar en Semana Santa con precaución. 

Ya lo dice la DGT, el vehículo necesita atención, sobre todo cuando se tiene intención de viajar.

La Semana Santa es una de las épocas del año en las que mayor densidad de tráfico hay en un corto periodo de tiempo. Se calcula que durante estos días se realizan aproximadamente más de 14 millones de desplazamientos por carretera, según la DGT.

¿Sabías que el 24,5% de los accidentes es por alcance o en caravana?

  • Luz. Compruebe que todo el sistema de luces e indicadores de dirección funciona correctamente. Para regular la altura de los focos (mejora la visibilidad y evita deslumbrar), o si debe cambiar una lámpara, seguramente deberá acudir al taller.
  • Ni frío ni calor. Examine el sistema de refrigeración cada 2 años y sustituya el filtro al menos una vez al año. No olvide que también es útil para desempañar el parabrisas. La temperatura ideal dentro del habitáculo debe estar en torno a los 22-24 grados. Observe si últimamente enfría menos o escucha ruidos al conectarlo.
  • Ver bien. Observe el estado de las escobillas del limpiaparabrisas, tanto delanteras como laterales, y el nivel de líquido que contiene su depósito.
  • Suspensión. Si notamos que nuestro coche derrapa en los giros, tiende a hundirse en la parte delantera durante una frenada, es sensible al movimiento con fuertes vientos laterales o los neumáticos se desgastan de forma irregular, habrá que revisar el estado de los amortiguadores ya que podrían presentar desgastes.
  • Frenos. Si escucha ruidos o chirridos al frenar o se alarga la frenada, algo no va bien. Haga que le revisen pastillas, zapatas, discos y el nivel del líquido de frenos. Y ya de paso, que verifiquen la suspensión, porque el deterioro de los amortiguadores es progresivo y no siempre se percibe.
  • Adherencia. Consulte las indicaciones del fabricante en el manual del coche y compruebe si la presión es la correcta y adecuada. Bastará una simple inspección ocular para asegurarse de que la profundidad del dibujo es suficiente.  No se olvide de revisar también la rueda de repuesto o sustituir el kit repara pinchazos si es necesario. Un desgaste irregular, por ejemplo, en un único lado de las ruedas, significa que la alineación es incorrecta.
  • Aceite. Conviene tener presentes las fechas de cambio del aceite, anotándolas en el libro de mantenimiento del vehículo. También podemos comprobarla con la varilla indicadora.
  • Qué debemos llevar. Hay una serie de elementos obligatorios y útiles recomendados que deberemos llevar siempre con nosotros, sobre todo en desplazamientos más largos. El chaleco reflectante, dos triángulos de emergencia y rueda de repuesto (o kit reparapinchazos) son estos elementos, además es muy recomendable llevar una caja pequeña de herramientas, un botiquín de emergencias, aceite para el motor, linterna y una manta.
  • Papeles. El Permiso de Conducción, el Permiso de Circulación del vehículo, Tarjeta de Características Técnicas, póliza y recibo del seguro Obligatorio (no es obligatorio, pero sí conveniente) y, si corresponde, pegatina o informe de haber superado la ITV.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*